Leyendo a Kapucinski: Silencio mediático

Comentario y reflexión a partir de la obra
Cristo con un fusil al hombro, de Ryszard Kapucinski

“¿Sabemos a quién la historia y la memoria colectiva acabarán definiendo como terrorista y asesino, y a quién como combatiente o incluso héroe?” Kapucinski

Colonialismo, guerras, dictaduras, “justicia”, personalidades y personajillos que hicieron posible que hoy el mundo sea como es, quedan retratados en sus palabras. En esta obra encontramos los motivos necesarios para plantearnos algunos de los pilares de la profesionalidad periodística, de los sistemas de producción de la información así como los diferentes estilos y géneros de la redacción periodística.

En el apartado Por qué mataron a Karl Von Spreti, el autor nos sitúa en Guatemala…

¿Quieres saber más…

… sobre el asesinato como forma de poder y el terror como modo de domino?

En este apartado, el más extenso y completo del libro, se pretende hacer una radiografía explicativa de las ideologías y políticas que pueden y que llevan a un país a la miseria.

No sólo se habla de la muerte del alemán.
El autor ya advierte en las primeras páginas de que también es un reportaje que pretende reflexionar acerca del asesinato como forma de poder y el terror como modo de domino.

En estas páginas se hace una crítica elocuente y justificada, la más destacable a mi parecer de todo el libro, hacia los medios de comunicación y las esferas políticas:

Ryszard Kapucinski nos hace reflexionar sobre el sentido del silencio.

El silencio mediático, dice, ha sido utilizado en la historia y en la política como instrumento.

En citas como esta:

Sería muy interesante que alguien investigara en qué medida los sistemas de comunicación de masas trabajan al servicio de la información y hasta qué punto al servicio del silencio

Kapucinski muestra la clara manipulación que envuelve a los medios.
Habla del silencio político como arma y estrategia, pues cuando no hay palabra, o las palabras que llegan son las mínimas, hay algo que está quedando fuera de la realidad mediática que seguramente debería corresponder a <aquello publicado>, pero que se queda simplemente en <aquello silenciado>.

El estudio y la reflexión de los sistemas de producción de la información nos hacen incidir en esta idea. A modo de comentario personal, me gustaría introducir aquí como contraposición al “silencio” del que habla el autor y como parte de esa estrategia mediática y de las élites el concepto de <sobreinformación>.  Y es que si las agendas mediáticas, como hemos estudiado, se conforman en base a lo que los gabinetes de comunicación hacen llegar a los medios y estos a su vez son dirigidos por el poder, sólo queda pensar que por medio de la saturación de estos con las informaciones que “interesan” (no utilizando el criterio profesional  periodístico, sino aquel que mueve al poder) se consigue al final, que parte de la realidad mediática quede excluida y silenciada. Todas estas ideas, quedan también reflejadas y ampliadas, aunque en otro tono, en el discurso y obra de Teun A. van Dijk Discurso y poder.

Así, en este sentido, se nombra al New York Times: sólo los que conocen a los guatemaltecos por este periódico no entienden su lucha y su intento de formar una conciencia en las masas, etc.

Y se añade:

Octavillas, gacetas, folletos… nada de esto sirve porque todo el campo es analfabeto”.

Y he aquí la mayor de las contradicciones de los medios de comunicación de masas: los analfabetos no tienen opción y los lectores consumen lo que se les sirve, pero no a la carta, pues el menú ya viene servido, bien cortadito y masticado.

Critica y reflexiona.
Utiliza testimonios directos, transcribe lo que algunos protagonistas dicen, piensan o escriben.

A modo de fuentes periodísticas usadas por el autor para realizar este reportaje, a destacar que en el apartado 6 del capítulo hay una relación titulada “In memoriam de los asesinados en los primeros días de la contrarrevolución”, que acaba… “Esta lista se prolonga infinitamente, completada yodos los dias hasta hoy.” En ella, se dan nombres propios, número de muertos, más nombres propios… Aquí se deja ver el interés del periodista por identificar a aquellos que han sacrificado su vida por su causa, que de alguna manera intenta paliar el anonimato y remarcar la importancia de estas pérdidas humanas.

Si te interesa información de cualquier otra parte del libro mándame un correo y te lo enviaré encantada.

Anuncios

Acerca de Gala Martínez-Romero Martín

Amante de la Comunicación en todos sus estados. Periodismo, Audiovisual y Espectáculos. Probando mi voz. Con Kazumbo Teatro. Comunicando @microteatro #Madrid
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s