Periodismo oral… “un libro de sofá, manta y té”

Tubau, Iván. Periodismo oral

Como en la misma contraportada de la obra se explica, Iván Tubau es doctor en filología y graduado en periodismo y en arte dramático y ha trabajado más de treinta años en radio prensa y televisión (al menos hasta la fecha en que se editó el libro, 1993 ¿?). Desde 1975 es profesor en la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona en Bellaterra. ¡Menudo currículo!

Cuando consulté la bibliografía de la asignatura “Locución audiovisual” para prepararme el examen al que estoy a punto de enfrentarme me llamó enormemente la atención el título de este libro. “Periodismo oral”. Y es que, de las obras que en esa relación aparecían, creí que esta era la menos técnica y al fin y al cabo la que menos me servía para el examen. Eso creí. Pero ese título… No pude evitar cogerlo de la estantería, y al leer su contraportada… cogerlo prestado y acabar sumergiéndome en sus páginas… “La nota es lo de menos, mujer, tú disfruta…” Me dije, como tantas otras veces… Y como creí y la creencia solo sirve mientras la crees…, pues al final dejé de creer. Y, (gracias al cielo) volví de nuevo ante la… idea de que para aprender ¡no hay que sufrir!, y que (gracias a la tierra) todavía hay grandes maestros que no sólo saben mucho, sino que te lo dejan caer como si del cielo provinieran todos esos conocimientos, bien masticaditos, y, claro, que así da gusto engullir…

Y es que en esta obra no solo se explica el arte de escribir para hablar, o como el propio autor escribe (y dice) “Ha llegado la hora de escribir. De escribir para quien lee un texto como si hablara”. Desde luego, este libro está escrito para ser leído. Y disfrutado. En un lenguaje muy asequible (aunque con alguna palabreja digna de consultar a la RAE), con un tono irónico, desenfadado, Iván Tubau se dirige a los profesionales de la comunicación (tanto a lingüistas, como actores y actrices, como a periodistas, como a individuos que se dirijan al público en general), con guiños a punto para cada colectivo, acompañados de ejercicios simples mentales y prácticos, que como hemos dicho hacen deliciosa la lectura de su librito.

Y, lo cierto, es que hay autores que me tocan el alma, o al menos la Razón, y yo lo relaciono con la forma de concebir las palabras que uno va a escribir antes de hacerlo. Y es que creo que hay personas que “ven” lo que escriben, y cuando lo plasman y tú, llegas y lo lees, pues ahí comienza la magia de la lectura: lo ves tan nítido como el que lo escribió antes de hacerlo. Y no se trata de construir extrañas oraciones que tienes que leer 3 ó 4 veces para comprender (que es lo que nos pasa a quienes que no sabemos escribir) sino más bien de con 3 ó 4 oraciones cortas, simples y fáciles explicar lo que a otros llevaría libros y libros ensayísticos incomestibles. Y claro, es que se me olvidaba que hay maestros que no sólo te enseñan sobre su asignatura, y el profesor Tubau no solo nos enseña sobre las palabras, ni la escritura, ni el periodismo… Él es de esos maestros que también enseñan sobre la vida, y que cuando te está explicando acerca de los cultismos y si se dice esto o lo otro es capaz de hablarte al mismo tiempo de la xenofobia, del nacionalismo o del egoísmo. Sin peros, es capaz de construir un discurso en que explica lo que quiere explicar añadiéndole además el punto de sal adecuado y dejando entrever lo que los grandes, los maestros, dejan entrever en sus palabras: su propia forma de ver el mundo, te hablen de lo que te hablen, y sin que esto estorbe para decirte lo que te quieren decir.

En las dos primeras partes del libro, el ambiente es más relajado, desenfadado, como hemos dicho… pero… en la tercera Iván Tubau va al grano. Centrándose más en la rama periodística, los géneros… Me repito: una delicia… pero no cuento más, que se rompe la magia… 😀

Mi consejo: no os perdáis esta obra. Pero también os digo que este no es un libro de biblioteca, es un libro de sofá, manta y té (al menos las risitas a las que da pie no son muy de biblioteca -creedme-: este es un libro para ser leído, este es un libro para ser disfrutado).

Anuncios

Acerca de Gala Martínez-Romero Martín

Amante de la Comunicación en todos sus estados. Periodismo, Audiovisual y Espectáculos. Probando mi voz. Con Kazumbo Teatro. Comunicando @microteatro #Madrid
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Periodismo oral… “un libro de sofá, manta y té”

  1. ivan dijo:

    He empezado bien la mañana. Primera música del día, al albur del random, “Paname”, cantada por Juliette Gréco. Llevaba tiempo sin oírla: espléndida. La música, la letra y cópmo canta Gréco.

    Después me llega esto tuyo. Espléndido también: la sensación de que lo que has hecho sirve para algo, que no has predicado en al desierto y que hay lectores para los que merece la pena haber escrito: ella (tú en este caso) te merece, lo que no es seguro es que tú merezcas lo que ella dice.

    Lo dicho: una mañana feliz. Gracias por la parte que te toca. A Juliette ya no puedo dárselas porque no creo en dioses ni en vidas después de la muerte. Trabajé 32 años en la universidad y llevo dos jubilado. Cada año yo tenía un año más pero ellos y ellas siempre tenían 20. Tu lectura de lo mío y la mía de lo tuyo me ha devuelto ese perfume un rato. Gracias y un beso etéreo.

    • Lo mío si que ha sido empezar bien la jornada… ¡menudo honor! cada dia me sorprende más el alcance de los blogs. Sinceramente, un placer poder compartir con su autor las impresiones de un libro que me gustó tanto… Gracias por dejarnos este legado, la esencia, esperemos, sea eterna… 😀 ¡Un saludo muy fuerte!

  2. geles dijo:

    Gala, hacía tiempo que no te leía. Yo estoy acabando el día pero también es un placer leeros a ambos. Para quien se dedica a explicar,o más bien intentar hacer amar el lenguaje y la comunicación, es grato descubrir nuevos modos de hacerlo con lecturas como tu entrada sobre este libro.

    Un abrazo muy fuerte!!!

    • ¡Geles! ¡un placer recibirte por aquí de nuevo! Me alegra mucho que me sigas de vez en cuando. Ya sabes que a los grandes maestros (y maestras, por supuesto) se los recuerda siempre… supongo que así como a las alumnas “raras” 😉 Un beso muuuuuuuuuuuuuuuuuuy fuerte. De este verano no pasa el encuentro 😀 MUAAAAAAA

  3. Pingback: La Información es la materia prima de la Comunicación. La Comunicación es el vehículo de la Información | Sobre-Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s