Sobre La cuina de l’escriptura, de Daniel Cassany

La cuina de l’escriptura, de Daniel Cassany

Escriure es molt més que un mitjà de comunicació: és un instrument epistemològic d’aprenentatge

Este libro llevaba en mi estantería ya varios años. Lo había ojeado alguna vez, pero no me había parado a hojearlo en su conjunto. Desde luego, no parece que su autor lo concibiera para ser leído así, pero hacerlo te da otra perspectiva más completa sobre el proceso de la escritura a nivel individual y como fruto de una serie de caminos y pasos previos que se tienen que dar en aquel que se disponga a escribir.

En La cuina de l’escriptura, Daniel Cassany ofrece una serie de herramientas y consejos para aquellos que desean mejorar su escritura. Los diferentes capítulos se estructuran de forma variada, pero en todos queda vigente la intención de su autor de hacer un texto fácil de comprender, asequible y muy visual. De hecho él mismo dice, en más de un momento, que este libro es fruto de la aplicación, precisamente, de los consejos que aporta. Cuando vas leyendo, esta aplicación de la teoría que te está explicando, sin duda, te hace comprender mucho mejor su mensaje.

El manual se presenta de un modo muy visual, como decíamos, y si hace falta, el autor emborrona y tacha aquello que le “ha salido mal”, o aquellas ideas que ya no le sirven. Además, utiliza ejemplos de estudiantes, de periodistas y de escritores que, a menudo, dejan más que demostrada esa carencia de “saber escribir” o, al menos, de hacerlo de una forma comprensible. A nivel personal, me han resultado especialmente útiles los capítulos: Accionar les màquines y El creixement de les idees, en los que se ofrece una serie de herramientas para tener en cuenta antes de escribir, para poder determinar qué es lo que uno quiere decir y en qué orden quiere hacerlo, para darle importancia a qué cosas… Así mismo el capítulo llamado Nou regles per a escollir paraules también es muy rico y sugerente. Y es que, aunque no sigas al pie de la letra todos sus consejos (no los lanza para ello tampoco) ni hagas religiosamente todos los ejercicios, sin quererlo, vas almacenando con la lectura algunos de esos truquillos, los que más te pueden servir a ti… y cuando te pones a escribir, te vienen como regalitos a la mente y esto, es muy de agradecer.

Pero todos estos ejemplos, recomendaciones e indicaciones, van a compañados de una visión teórica (tradición anglosajona, investigaciones francesas, bibliografía española, y otros…) que te permiten tener una concepción amplia y contrastada sobre el tema. Recoge normas sintácticas, léxicas y morfológicas y las encuadra en una teoría que te puede ser más o menos útil, pero que en cualquier caso te permite poder volver a ella en un futuro, oscuro, de dudas. Sin duda, este es un libro de estantería.

El propósito de Cassany, viene dado por la visión de que la mayoría de usuarios de esta sociedad de la información, estamos educados y adoctrinados muy sustancial e insuficientemente en la escritura. Este, es un pensamiento que a todos nos ha venido alguna vez a la mente cuando, por ejemplo, leemos en carteles manuscritos de la administración frases mal construidas y faltas que ponen los pelos de punta, o al leer cualquier documento judicial, ya que te lleva a preguntarte si realmente quien lo escribió sabía qué estaba diciendo o si lo entendía, al menos… por no hablar de los textos que leemos día a día en la prensa ( y eso, que se supone que a los periodistas sí que se nos adoctrina, aunque esto no sea propiamente la materia de nadie…)

La intención última del autor, como él mismo reconoce, es la de mejorar la escritura de aquellos que lo deseen, siempre con el trasfondo de la búsqueda de la eficacia comunicativa. Digamos, que este debería ser también uno de los objetivos del periodismo en su afán divulgativo. Y, bueno, como decíamos, este libro no está únicamente dirigido a los profesionales de la comunicación, pero a mi, personalmente, me ha llevado a pensar algo… Estoy completamente de acuerdo con la idea de que todos deberíamos manejarnos mínimamente en el arte de la retórica escrita. Pero, precisamente eso, quizá nos falte la búsqueda de deleitar, de persuadir y de conmover. Y quiero decir, que se puede escribir comprensiblemente al tiempo que se produce un texto agradable, satisfactorio y que se corresponda con la realidad. Y, en relación, con la dicotomía entre periodismo y literatura, que últimamente estudiamos, se me ocurre, que esa línea diferencial quizá ni exista, porque los que escriben, periodistas y escritores, son personas. Y como tal, procesan la información (basada más o menos en la realidad) y han de interpretarla para poder, después, comunicarla (más o menos eficaz comunicativamente)…

Lo que está claro es que cuando uno lee un libro está plenamente influenciado por el mismo momento en que lo hace. Quizá deba volver a leer este libro dentro de unos años. Quizá, mi próximo Yo, sepa ver otras cosas en este manual de escritura. Pero, bueno, esto lo pienso siempre que me leo un libro y que me gusta o al menos, me hace reflexionar…

En algún momento, Cassany nos dice que el profesional de la escritura es consciente del proceso interno y de que la elaboración de un texto forma parte de la evolución propia de las ideas, conceptos… que desembocan en un producto final. Sin embargo, los que no lo somos, solo somos capaces de escribir, desordenadamente, caóticamente, todas las ideas que nos van viniendo a la cabeza.

Este es un dato muy interesante para aquellos que empezamos a escribir.

Desde luego, el primer paso, es reconocerlo.

Anuncios

Acerca de Gala Martínez-Romero Martín

Amante de la Comunicación en todos sus estados. Periodismo, Audiovisual y Espectáculos. Probando mi voz. Con Kazumbo Teatro. Comunicando @microteatro #Madrid
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre La cuina de l’escriptura, de Daniel Cassany

  1. Carlos dijo:

    Hace unos días que visito tu blog. He leído varias entradas y me gustaría decirte que tus aportaciones y comentarios me parecen, además de muy cercanos y fluidos, muy bien argumentados y con un espíritu crítico admirable.
    Acabo de empezar el grado de Comunicación a distancia en la UOC y estoy muy interesado en éstos temas.
    Te animo a seguir con ésta tarea. Hay ojos leyendo. 😉
    Saludos desde Barcelona.
    Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s