Ntic y poder

¿Cree que las nuevas tecnologías facilitan la labor periodística para hacer más visibles los errores políticos o simplemente se convierten en una herramienta más de manipulación del poder?

Manuel Marlasca.- Vamos a ver: las nuevas tecnologías son fantásticas como herramienta del Periodismo, con P mayúscula, ese oficio bronco y apasionante y no la cruzada ideológica que es ahora, como escribió Pérez Reverte. El problema no es la herramienta –y le insisto en la ventaja de las nuevas tecnologías-, sino quien la maneja. El problema no es el maravilloso invento de la televisión, el problema es que la televisión valenciana y las nuevas tecnologías fueron utilizadas para manipular el accidente del metro de Valencia, para ocultar lo realmente ocurrido o para enmascarar el negocio de la “red Gürtel” con la visita del Papa a la capital valenciana. Lo entenderá con un fácil ejemplo: las nuevas tecnologías que utilizó Jordi Évole en su maravilloso programa de La Sexta para denunciar el olvido culpable en el que se había dejado al accidente del Metro son las mismas que utilizó la televisión valenciana para manipular toda la información sobre ese mismo y luctuoso hecho. Pero evidentemente las nuevas tecnologías no solo facilitan sino que son el soporte del futuro de la labor periodística. Le remito a la obra “El pianista en el burdel”, de Juan Luis Cebrián que, como sabe, fue fundador de El País y su primer director, y ahora es el consejero-delegado de la empresa editora. En “El pianista en el burdel”, título que recoge esa frase adjudicada a los periodistas de “no le digáis a mi madre que soy periodista, prefiero que siga creyendo que toco el piano en un burdel”, Juan Luis Cebrián escribe textualmente: “Hace un par de años, en un acto público en Madrid, confesé para desconcierto de muchos que si me tocara ahora fundar El País lo haría en la red y, en todo caso, publicaría una versión de ese producto en papel. Aquella declaración no era ninguna boutade. Responde a un convencimiento acendrado de que el mundo de los diarios tal y como lo hemos vivido toca su fin”. Y yo estoy de acuerdo con Cebrián. Pero lo que no dice Cebrián y yo mantengo, a la vista de lo de Valencia y de otras muchas cosas, es que me temo que también los periodistas hemos dejado las nuevas tecnologías en manos del poder, que lo mismo convoca una rueda de prensa sin preguntas, sin que nadie proponga que no se acuda , que los servicios de prensa de un presidente de gobierno es capaz de pactar con un periodista la pregunta que hay que hacer al jefe del Ejecutivo y además para que así no puedan hacerle otras distintas los colegas…

¿Crees que las nuevas tecnologías facilitan la labor periodística para hacer más visibles los errores políticos o simplemente se convierten en una herramienta más de manipulación del poder?

Guillermo Sánchez.- Sí, la facilita. Gracias a los medios sociales cada vez es más difícil ocultar noticias. Pero en lo que respecta a los periodistas pagados por empresas tradicionales, la censura sigue estando ahí y nos obliga a no contar ciertas cosas.

Una respuesta a Ntic y poder

  1. Pingback: Entrevista a 2 Periodismo y NTIC | Sobre-Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s